1 de March del 2016

El carrer de la LLibreteria

Cuando nos encargaron la limpieza de una antigua fachada situada en la calle de la Llibreteria de Barcelona, precisé el mapa para poder ubicarla, pues desconocía su existencia. A priori, me averguenza esta ignorancia, pues he visto que en mi entorno es una calle muy conocida y con mucha historia en esta maravillosa ciudad que es Barcelona.  "Es donde puedes tomar el mejor cafe de Barcelona", "Hay un establecimiento donde sirven los helados artesanos más deliciosos", "El mejor chocolate", "Los mejores bocadillos".... También es la calle donde se editó y publicó el primer diario de Barcelona.

Antiguamente en la edad romana Barcelona (Barcino), se dividia básicamente en dos calles: El Cardus (Actualmente la calle Del Bisbe) y el Decumanus (Hoy ocupado por la calle de la Llibreteria y El Call). Este origen queda difuminado por las grandes transformaciones que ha sufrido la ciudad, sobre todo durante la Edad Media.

La calle de La Llibreteria tiene entrada por la Plaza Sant Jaume, donde está el Ayuntamiento y el Palacio de la Generalitat de Catalunya, y salida por la calle bajada de la Prisión, llamada hoy bajada de la Llibreteria. Es la calle donde a lo largo de la historia han convivido más gremios y gente de distintas profesiones. Fue calle de la calcetería, especieros, apotecarios pero sobre todo de libreteros.

Fue una mujer, Eulàlia Ferrer, quien se encuentra detrás de la creación del Diario de Barcelona, nacido en la calle de la Llibreteria, 22, y conocido como el Brusi, por el apellido de su marido. fue el primer diario que tuvo Barcelona y también uno de los más antiguos de Europa.  Ejemplo de mujer emprendedora, supo superar los obstáculos que la profesión, la sociedad y la ley imponía en aquella época a las mujeres.

La calle de la LLibreteria es una estrecha via de gran tipismo y casi siempre abarrotada de público. La calle está colmada de tiendas, en especial de alimentación, a pesar de ser una calle muy turística, cuenta todavía con varios comercios originales.