20 de February del 2016

Eliminación de grafitis

Leo en Yahoo actualidad un artículo sobre Vhils, artista desconocido para mi hasta este momento:

Vhils, de grafitero ilegal a exponente internacional del arte urbano

 

Automáticamente, dado que una de nuestras especialidades es la eliminación de grafitis, he acudido a google para ampliar información:

Vhils es hijo del grafiti. Nació y creció en la margen sur del Tajo, entre suburbios-dormitorios, un entorno urbano degradado y marginado. "A los 13 años comencé a pintar en paredes de Lisboa, luego fui a Barcelona, que era el centro europeo del arte en la calle. Fue fundamental para mi desarrollo artístico, aunque creo que ahora la ciudad ya no quiere a los street artist", relata. La escuela de Bellas Artes de Lisboa le dio la espalda: "No conseguí la nota de corte, pero mi book de trabajos callejeros sí fue suficiente para entrar en la escuela de Berlín"

 

Algunos explotan con éxito las posibilidades plásticas del grafiti, como este antiguo grafitero ilegal, pero no todo el que pinta garabatos en la fachada de un edificio es un artista. La inmensa mayoría de las pintadas que vemos en nuestras calles, salvo muy contadas ocasiones,  es mero vandalismo sin calidad ninguna y muchas veces ofensivas.

Escaparates, fachadas, monumentos, transportes públicos, señales de tráfico... Prácticamente nada se escapa de los grafitis o pintadas, una práctica que se ha convertido en un problema habitual tanto para las instituciones públicas como para los propietarios de edificios. Estas pintadas suelen realizarse con aerosoles, ácidos, pintura plástica o rotuladores., que penetran en los poros de las superficies y que pueden llegar a profundizar hasta un centímetro.

Para minimizar su impacto, lo ideal es la prevención, para lo que podemos aplicar protectores anti grafitis, que impiden que la pintura se adhiera con fuerza y permiten la limpieza de los nuevos grafitis de una manera sencilla, rápida y segura.

A la hora de eliminar las pintadas o grafitis, antes de elegir la solución a emplear, debemos tener en cuenta el tipo de superficie que queremos limpiar y el producto que se ha utilizado para hacer la pintada. Y es que los compuestos químicos de muchos productos pueden reaccionar de diferentes formas en función del material de soporte o del método empleado para realizar la pintada.

Hay que prestar atención especial a las superficies pintadas o barnizadas, ya que hay productos que pueden dañarlas. También requieren unos tratamientos o cuidados especiales las superficies porosas, como el mármol, el granito o la piedra natural, por lo que no podemos utilizar cualquier tipo de producto químico.

En caso de no estar pintadas, un tratamiento muy efectivo es la limpieza mediante chorro de arena, siempre que el soporte lo permita.

Para las superficies verticales, también hay las opciones de decapantes en forma de gel, que se quedan adheridos a la superficie en cuestión con facilidad y penetran en los poros descomponiendo la pintura.

Otra opción muy efectiva es la limpieza criogénica en según que soportes, cuando el uso de químico y agua o proyección de abrasivos no es una opción.

Por todo esto, antes de llevar a cabo la limpieza de grafitis o pintadas, se recomienda realizar una prueba en una pequeña parte de la superficie a tratar, para comprobar que no se producen daños.