25 de November del 2017

Hormigón y chorro de abrasivo

El hormigón es un material de construcción que sirve tanto de elemento estructural como de cerramiento, se trata de un material muy económico en comparación con otros tipos de materiales, y su grado de calidad, depente, entre otros factures, de un buen encofrado.

En nuestro país el chorreado se utiliza para decapar y limpiar principalmente. También para el saneado del hormigón, para eliminar la lechada superficial, partículas sueltas, revestimientos antiguos, consiguiendo la superficie limpia y preparada con adherencia. No como elemento visual final.

Mediante el chorro de arena o abrasivo, conocido como sand blansting, aplicado sobre el hormigón pueden conseguirse variedad de texturas que son una buena solución para la rehabilitación estética. Elimina las manchas y marcas y es mucho más durable y natural que la mejor pintura. Permite acabados minimalistas en interiores, convirtiéndose el hormigón mismo en un elemento de decoración.

Acabados en textura pétrea, abujardados, diferentes rugosidades e incluso gravado de dibujos, como los de Picasso ejecutados por Carl Nesjar.

La colaboración de ambos dio lugar a 24 obras, una de las cuales está en Barcelona; Los Frisos del Colegio de Arquitectos de Barcelona, muy cerca de la Catedral.